Bienvenidos al sitio de Grupo Familia® nos inspira el bienestar de las familias e instituciones

Conocer más personas – 284830

La mayor interrelación de los individuos que integran nuestra sociedad, un mejor conocimiento de nuestro cuerpo y nuestro entorno, una mayor divulgación de medidas sanitarias preventivas y una valoración creciente de la estética y el culto al cuerpo han propiciado que se instauren nuevas rutinas higiénicas que inciden directamente en el bienestar y confort de las personas. El aparato genital es un conjunto de órganos que, en el marco del cuerpo humano, alberga la función de reproducción, sintetiza las hormonas sexuales y permite la micción. La convivencia del sistema urinario y reproductor en esta pequeña porción de la anatomía corporal, así como los condicionantes que los convencionalismos sociales han impuesto a esta zona, hacen que tenga unas particularidades en cuanto a su cuidado e higiene que muchas personas no siempre saben afrontar de forma satisfactoria. El farmacéutico, con su proximidad y sensibilidad sanitaria, debe ser capaz de saltar esta barrera y ejercer un valiosísimo papel divulgador también en el campo de la higiene íntima. Sus estructuras, formas y características son diferentes de un sexo a otro, no obstante también presentan ciertos puntos de convergencia que hacen que en ciertas situaciones puedan requerir cuidados similares. Es en estos días cuando la mujer debe extremar las medidas higiénicas utilizando para ello productos suaves y respetuosos con el pH de la zona íntima. Se caracteriza, en varones incircuncisos, por presentar una secreción procedente del recambio celular del glande y porción interna del prepucio -denominada esmegma- acumulable en el espacio balano prepucial. En ambos sexos, las estructuras implicadas en la micción de la orina se ubican en la zona genital. Sin embargo, la pérdida involuntaria de orina, asociada al envejecimiento y a determinados factores que favorecen la incontinencia urinaria, puede dar origen a un problema higiénico-social.

Nosotras® presenta su nueva campaña de Bullying por Loving

Se definen conceptos como salud, calidad de vida y vivienda saludable, entre otros. Se aborda la salud del trabajador en tres dimensiones: la familia, el entorno laboral y el medio ambiente. Asimismo, se tratan los factores subjetivos que influyen en la calidad de vida del trabajador. Mejorar la calidad de vida de los trabajadores, a partir de la modificación de sus conductas extra-laborales negativas y de la contribución a un proceso de acrecentamiento personal y de consolidación de los valores familiares es el medio para lograr una alianza estratégica familia-organización-medio ambiente.

Últimas noticias

La vulva es la parte externa del aparato genital femenino. En los seres humanos, esta estructura incluye varias regiones anatómicas diferenciadas: el pubis o jungla de Venus, los labios mayores, los labios menores o ninfas, el clítoris, el introito vaginal protegido por el himen y el meato uretral. Cada una de estas estructuras integrantes de los genitales externos femeninos tiene características morfológicas y peculiaridades fisiológicas propias y adaptadas a su ubicación y a la función que realizan. Fisiología del tracto vaginal Para poder entender y evaluar las características y el papel que desempeñan las diversas alternativas de higiene íntima es importante tener en cuenta las siguientes consideraciones anatomofisiológicas al respecto de la zona genital femenina. Características del epitelio Una primera matización que hay que realizar en levante apartado es que las características morfológicas y funcionales de la piel vulvar difieren sensiblemente de las de la piel del resto de zonas corporales. A esto hay que sumar el hecho de que el epitelio vulvar no es una entidad biológica consecuente, sino que presenta una cierta veleidad entre las diversas estructuras que componen la vulva. Desde la menarquia y hasta la edad fecunda se be the source of un incremento del grosor de la epidermis y del estrato córneo. Últimamente, con la menopausia se vuelve a producir una pérdida de espesor exigido a la involución de las crestas epidérmicas, a la degradación elastósica y la reducción de la velocidad de reepitelización.