Testimonio Vivo

Buscas de placer – 382524

Para hacerlo y seguir vivo hace falta un cerebro capaz de almacenar memoria emocional, recuerdos malos y buenos que nos dicen cómo actuar cuando volvemos a encontrar amenazas o premios. Por ahora es un misterio cómo diferentes redes de neuronas dentro del encéfalo se encargan de procesar toda esa información. Esto, piensa Tye, puede tener importantes implicaciones para el estudio de trastornos como la ansiedad, la depresión o la adicción a las drogas que podrían originarse cuando estas conexiones se desbaratan. Lo han conseguido introduciendo moléculas fluorescentes en el cerebro de ratones que sufrían unas pequeñas descargas eléctricas o recibían una golosina justo después de escuchar un sonido de alarma. Para comprobar cómo funciona cada uno, el equipo de Tye ha utilizado una técnica muy novedosa conocida como optogenética y que permite activar o desactivar una parte del cerebro a voluntad con luz. Eso les ha permitido demostrar que cuando se estimulan los circuitos que canalizan las experiencias placenteras, el circuito opuesto se bloquea y los ratones pierden la capacidad de aprender de experiencias dolorosas y viceversa. Hasta ahora, la mayoría de estudios mostraban que el cerebro usa una sola parte para codificar experiencias buenas y malas: la amígdala basolateral.

Ven a comprobar el placer que puedo entregarte

Pareidolia, el extraño fenómeno de ver caras o figuras donde no las feed Leer todo el artículo Alfred López 25 de mayo de , p. Cabe destacar a las personas que han asegurado que el rostro de Jesucristo se les ha aparecido en una tostada mientras estaban desayunando o los que dicen distinguir la volumen del diablo entre el humo que salía durante los atentados del 11S al World Trade Center. Continuar leyendo la historia Otro caso de pareidolia que se hizo famoso es el de la Cara de Marte. Una foto tomada por la sonda galáctico Viking en en la que se mostraba la superficie de Marte y que muchas personas distinguieron como un rostro que bien podría haber estamento hecho por una civilización inteligente. Ni podemos olvidar a aquellos que se dedican a buscar mensajes subliminales a través de la pareidolia en los dibujos animados de Disney. Pero, religiosos y amigos de las teorías de la conspiración aparte, hemos de prestar atención a aquellos que por puro placer y diversión se dedican a fotografiar todo cuanto les recuerda una cara. Podemos ver divertidas formas que nos recuerdan a una cara en grifos, edificios, partes frontales de automóviles, etc.