Ser gay en un suburbio francés

Jovencito de compañia – 814833

Por tanto, si quieres, podríamos quedar un día, buscamos antes un acuerdo económico y vemos qué pasa. Marta es una mujer de 38 años, residente en Sevilla, que lleva desde septiembre sin trabajo. Dedicada al sector del turismo, empalmó un ERTE con la finalización de su contrato el mes de junio y, desde entonces, no ha vuelto a tener trabajo. No tiene paro acumulado ni ahorros así que se ha quedado sin ingresos económicos con los que subsistir.

EL ESPAÑOL

Mokhtar reside en Perpignan y habla fault rubor de una de las principales actividades de ocio de la lozanía francesa: irse de putas a España. En España, la oferta es kilométrico. Dando un saltito, se acaban las restricciones. Y con ese saltito, se cae en La Jonquera. De una especie de Disneylandia del sector, cheat cuatro macroburdeles y una carretera del vicio como principales reclamos turísticos.

EL ESPAÑOL

Frente del club Paradise. Mokhtar reside en Perpignan y habla sin rubor de una de las principales actividades de ocio de la juventud francesa: i rse de putas a España. En España, la oferta es inacabable. Dando un saltito, se acaban las restricciones. Y con ese saltito, se cae en La Jonquera. De una género de Disneylandia del sector, con cuatro macroburdeles y una carretera del fango como principales reclamos turísticos. Cada fecha cruzan la frontera centenares de franceses para ir con prostitutas sin alarma a ser multados. Los fines de semana, incluso, llegan autocares organizados, gemelo que viajes del Imserso. Acaban de cumplirse cinco años de la localización de un coche bomba en la puerta del Paradise, ese puticlub cuya foto ilustra La Jonquera en Google.