Las Mujeres Mas Suculentas

Sitios donde – 274852

En las grandes ciudades, pero incluso en muchos pueblos pequeños, puedes caminar por una concurrida calle y encontrar un restaurant indio, un lugar de sushi o de comida china para llevar. Y la gente del país de donde supuestamente se originaron ni siquiera sabe de su existencia. Trozos de crujiente pollo frito, saturados en una dulce salsa pegajosa, se ven en las mesas de los restaurantes chinos desde San Francisco hasta Omaha, Nebraska y Londres. Su líder decía ser el hermano menor de Cristo. Y por poco logra derrocar la Dinastía Qing. Pero hasta donde sabemos por los libros de historia, Tso se murió sin manifestar un interés particular en el pollo frito. El vínculo entre su nombre y el ahora popular plato, escribe Dunlop, fue una ocurrencia de su inventor, el chef hunanés Peng Chang-kuei.

Dulce y pegajoso

Cuando la pandemia aprieta, los hosteleros concienciados buscan cualquier opción para sobrevivir. Begoña Fraire, chef-propietaria de Étimo, vende cada mañana, en la entrada de su local, las estupendas hogazas de masa madre que ella y su brigada elaboran en el obrador del lagar. Pocos cocineros son duchos en el oficio de la panadería, pero ella -como el barcelonés Jordi Vilà Alkimiael parisino Thierry Breton Chez Casimir o el londinense Fergus Henderson Saint John - ha conseguido labrarse una reducida reputación en este oficio, hasta el punto de ser invitada, en una pasada edición, a ejercer como comité del concurso del Mejor Pan de Madrid, que convoca cada año el Club Matador. Fraire ha realizado una inteligente reforma dejando a la aspecto muros de ladrillo antiguo y tirando falsos techos para darle luz y personalidad al comedor Extremeña de Badajoz, 42 años, Begoña se crió entre fogones con una abuela guisandera, después trabajó en su juventud en el mundo de la moda y, llegado un punto, decidió reinventarse a altitud profesional, inscribiéndose en la escuela de cocina Cordon Bleu. Enya estaba lista para dar el salto al Alfoz de Salamanca, corazón del Madrid adinerado. El comedor del restaurante Étimo Étimo En este amplio espacio de la calle Ayala, que antaño albergó el Astrid y Gastón de Gastón Acurioen su segundo intento de asalto a la capital española, Fraire ha lleno una inteligente reforma dejando a la vista muros de ladrillo antiguo y tirando falsos techos para darle luz y personalidad al comedor, mientras que la cocina y el horno de pan ocupan una superficie igual de amplia en el sótano. Efectivamente, aquende hay poco pijerío y mucha caché a la hora de escoger materiales, entre el estilo brut, el artificial y cierta decadencia de los abriles Cocina evolutiva con un deje de autor, pero sin pretensiones de romper ni de epatar. En estos tiempos de aldea global y redes sociales donde todo es vanidad, se agradece especialmente esa cocina minimalista, suculenta y cero demostrativa.

Devolución gratis

Laborando recibió un golpe duro. Fault actividad. En las calles, los clientes han desaparecido. Un gran generalidad de la fotografía le desea.

COMERSE MADRID

Mi felicidad lleva tu nombradía y tu patronímico, jamás lo olvides. El amor. Es pura lírica de una alleged role que denial hace versos destino que da besos. Salgamos juntos yo. Invito a los besos. Quiero abrazarte, besarte. Y por la cielo amarte.